Teletrabajo en cuarentena

A raíz del confinamiento y las restricciones establecidas a causa del COVID-19, no solo se cerraron las instalaciones de colegios, sino también las de las empresas y todo establecimiento que conllevara la aglomeración de personas en miras de disminuir el nivel de riesgo por contagio, toda esta situación obligó al traslado tanto el contexto laboral, como el educativo al contexto familiar.

Lo anterior ha obligado a muchos padres a realizar teletrabajo y paralelo a ello responder a necesidades del hogar y de los hijos, una situación que puede llegar a desbordarnos, ya que interfieren factores como las constantes interrupciones, quizás un espacio no adecuado, la falta de medios tecnológicos para acceder a un computador y en muchos casos la falta de internet.

Por lo anterior, aquí te brindamos algunas pautas para no desesperarse ni morir en el intento de hacer que esta experiencia sea llevadera para todos en casa.

Optimiza tu tiempo para el teletrabajo al máximo, y en esa medida serás más productivo. Para ello debemos mantener un esfuerzo continuo en los tiempos de concentración evitando interrupciones y aquí es clave comunicarlo al resto de los miembros de la familia haciéndoles saber los tiempos que has planeado.

Es recomendable estipular las “reglas” que tendrás en este espacio, tales como evitar o restringir las llamadas por teléfono a no ser que sean de suma urgencia y todas aquellas que coadyuven a llevar una vida laboral, escolar y familiar de la manera más armónica posible.

Establece un plan de trabajo diario y pégalo en un lugar visible, donde discrimines lo importante de lo urgente, lo cual te ayudará a organizarte de una mejor manera.

Cumple los horarios que has establecido según el horario habitual que llevabas en tu lugar de trabajo, recuerda que la manera en que te organices en casa depende de ti y no de tu organización.

Organiza una rutina para tus hijos que incluya tanto actividades escolares como de recreación y responsabilidades en el hogar acordes a su edad. Es importante que lo tengas en cuenta permitiéndole que las actividades de tiempo libre sean escogidas por el o ellos, eso sí negociando los espacios en los que se exponen a pantallas o videojuegos. Recuerda ser claro en los tiempos.

No respondas a las necesidades de tus hijos de manera hostil. Si bien trabajar en casa con hijos puede ser demandante es importante comprender que muchos de los cambios y ajustes que hemos tenido que realizar también les afecta a ellos de manera diferente y es un tiempo en el que todos estamos sensibles.

Adicional a lo anterior se suma la sintomatología asociada al estrés, que de no ser detectada y controlada a tiempo puede derivar en enfermedades ya sean acentuando síntomas físicos o desencadenando alteraciones en la esfera mental como la ansiedad o la depresión, es decir alteraciones en el estado de ánimo.

Aunque la ansiedad y el estrés están relacionados y tienen funciones adaptativas, su origen depende de las estrategias psicológicas y la capacidad de resiliencia, así como de factores endógenos o genéticos. Mientras la ansiedad puede está asociada con la idea constante de anticipar consecuencias negativas, lo cual activa la sensación de miedo y preocupación, el estrés suele aparecer en respuesta a una situación frente a la cual consideramos que sobrepasa las propias capacidades y se es capaz de dar respuesta a las exigencias, generando un desajuste y acumulando tensión. Por tanto no son los acontecimientos, sino la relación con ellos.

EL TELETRABAJO DEPENDE EN GRAN MEDIA DE LA CULTURA ORGANIZACIONAL Y LOS ESTILOS DE LIDERAZGO, LO CUAL TAMBIÉN EXIGE UN CAMBIO DE PARADIGMA SOBRE LO QUE SIGNIFICA SER UN “JEFE” Y LA MANERA EN QUE SE BUSCA LA PRODUCTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo puedo ayudarte?