«Gaslighting: una forma de abuso»

El «Gaslighting» es una modalidad de abuso psicológico, la cual busca confundir emocionalmente, haciendo que la persona llegue a dudar de si, perdiendo su criterio y su poder de decisión, incluso quien la ejerce puede llegar a implantar en la victima recuerdos falsos, haciéndole creer en situaciones o circunstancias que en realidad no han sucedido. Esto hace que se movilice sentimiento de culpa, duda y cierta dependencia, al tiempo que el abusador tiende a ser muy estratégico y calculador para conseguir su objetivo.

En cualquier contexto, esta modalidad de abuso tiende a perpetuar relaciones toxicas o círculos viciosos, lo cual al no confrontarse y salir de allí, se termina “normalizando” el dudar sobre sí mismo, disminuyendo el autoestima y una constante búsqueda de aprobación de los demás.

El abusador siempre te intentara persuadir para hacerte creer que ha sido error por tu propia forma de interpretar lo sucedido…”tú lo entendiste mal…tú lo estas tomando como no es”.

El perfil de un abusador emocional tiende siempre a tener rasgos de personalidad reactiva, es decir que al sentirse atacado buscara la forma de justificar su actuar a través de la duda en el otro con comentarios tales como: “tu estas imaginando lo que no es”, “no inventes lo que no dije”, “estas tergiversando lo que dije”… entre muchos otros porque su única finalidad es hacerte ver como el responsable total de una situación.

Por otro lado no generan empatía y no se detienen a comprender la realidad del otro y sobre todo escuchar.

Lo anterior puede llevar entonces a lo que llamamos en psicología como disonancia cognitiva, la cual se refiere a la tensión que se experimenta por la incongruencia entre las propias ideas, creencias y emociones, es decir que sus pensamientos se contraponen y generan un conflicto interno.

 

Aunque este tipo de abuso se presente levemente, a mayor grado en que se permita, nos vuelve más vulnerables.

 

CUALES SON LAS ALARMAS DEL GASLIGHTING

Según la psicóloga Robin Stern, escritora el libro The gaslighting effect, Directora del Centro para la Inteligencia emocional e investigadora del Centro de Estudios sobre niños de la Universidad de Yale, identifica ciertas características que permiten ponernos en alarma cuando nos encontramos bajo la modalidad de un abuso emocional, que afecta nuestra salud mental y rompe con el límite de nuestra identidad, cuando:

1. Cuestionamos nuestras propios pensamientos, emociones y comportamientos de manera constante con afirmaciones como: “está mal lo que siento”, “no está bien que piense se esta manera”, anulando tu ser y tu sentir.

2. Te percibes así mismo vulnerable y llegas a cuestionarte porque eres tan susceptible.

3. Te hace creer que todo lo que ves, recuerdas o captas es producto de su invención, más no de su actuar contigo.

4. Normalizas estar disculpándote por todo.

5. Cuestionas tu felicidad aun cuando estas rodeado de personas valiosas y suceden cosas buenas en tu vida.

6. A la hora de “darte un gusto” comprando algo para ti, pones como prioridad a quien te abusa, para determinar si le agrada o no.

7. Utilizas un tercero para comunicarte con el “gaslighter” como mecanismo de evitación para que este no se moleste por algo.

8. Percibes tu malestar pero no logras manifestarlo y expresarlo.

9. Tiendes a excusar a tu pareja o la persona que ejerce gaslighting ante tu familia o amigos.

10. Evitas entrar en detalles de tu vida personal con amigos y familia de tal forma que evites excusarte.

11. Sientes que no “haces” nada bien.

12. Piensas con temor e inquietud si tocas ciertos temas de conversación.

13. Se te dificulta la toma de decisiones.

14. Tienes la sensación o percibes que antes eras “distinto”.

15. Repasas una y otra vez lo sucedido durante el día con el fin de anticiparte a aquellas cosas que puede sacarte en cara.

16. Fluctuantemente te sientes infeliz.

17. Evitas y modificas la información para evitar que te confronten con tu realidad.

18. Te cuestionas si eres lo suficientemente buena como esposa, hija, madre, amiga o novia.

CARACTERISTICAS DE UN GASLIGHTER

Tergiversan la información

Cuando se trata de justificar su actuar, lo hacen como consecuencia de tus actos, más no se responsabilizan de sus propias reacciones, reflejado en comentarios como “es porque tu…”, “pero es que tu….”

Invalidan tu sentir y tu pensamiento

Pueden mentir sobre circunstancias o hechos obvios, convirtiendo sus razones en la única “verdad”, llegando a negar cosas que han dicho o hecho, aunque tengas prueba de lo contrario.

Te hacen dudar

Te manipulan de tal forma que llegas a dudar de tu propia esencia como persona. Es una manera de “castigarte” por cómo eres o por lo que haces.

Distorsionan tu realidad

Logran moverse de un polo a otro con bastante facilidad. En un momento pueden halagarte y en otro pueden actuar de manera punitiva o castigadora por algo que pudieras haber hecho. Esta polarización, con el fin de no parecer tan “crudo” como parece y seguir distorsionando tu percepción de la realidad, para que al final termines creyendo que la única realidad valida es la que el abusador te dice.

Carecen de empatía

Lo más marcado en este perfil es la falta de empatía y muchas veces falta de compasión, anulando al otro en su expresión.

FASES DEL GASLIGHTING

La psicóloga y escritora Robin Stern identifica tres etapas que se dan durante el gaslighting:

Desconfianza

Es el inicio del abuso emocional, donde aún la victima tiene criterio y decisión. Busca aprobación en su agresor aunque no la percibe como condicionante.

Defensa

En esta fase, la persona sometida bajo dicho abuso siente la necesidad de defenderse a sí misma, buscando como demostrar que su realidad “no está alterada” y que hay algo mal en la relación o vinculo. Entendiendo que es su pareja o el agresor el que se equivoca y lleva a la desesperación.

Depresión

En esta etapa la victima está desgastada emocionalmente, sufre de baja autoestima lo cual impacta su salud mental e incluso puede llegar desarrollar trastornos del estado de ánimo como ansiedad y depresión.

El gaslighting es un proceso lento y de manera gradual, que va acabando con la autoestima, impactando a la vez en la misma identi dad del ser.

HERRAMIENTAS PARA ACTUAR FRENTE AL GASLIGHTING

1. Valida tus sentimientos

No pases desapercibidas aquellas señales que te están haciendo sentir incomodo o generan malestar, ten presente que su sentir se valida a través de tu experiencia.

2. No busques la aprobación

No cedas ante la insistencia del otro cuando sabes que ello te impactará de manera negativa. Manifiesta tu desacuerdo de manera respetuosa, mostrando empatía, siendo consiente que si bien no compartes la opinión del otro estas abierto a la escucha.

De esta manera evitaras lo que en psicología llamamos disonancia cognitiva, es decir, disminuirás el malestar o la tensión que puedas llegar a experimentar al percibir incongruencia entre tus ideas, creencias y emociones que son opuestas a otros pensamientos o comportamientos.

3. Transmite tus valores a través de tus acciones

Reconoce los valores propios y otórgales la prioridad que merecen a través de acciones, que reflejen a los demás tu amor propio. Recuerda que los valores son la base de lo que haces y estos no se negocian; así que cuando identifiques que alguien quiere pasar el límite o ejercer presión para romper tus valores, no entres en el juego de la manipulación.

4. Demuestra la autonomía de tus pensamientos

Es importante tener presente que no podemos juzgar las emociones o catalogarlas como “buenas” o “malas”, cada quien experimenta las emociones de manera distinta, por tanto son únicas y válidas. La clave está en no convertir tu sentir en una discusión, por tanto No te disculpes por expresar tus emociones o pensamientos, siempre que lo hagas de manera asertiva, sin agredir o reaccionar de manera reactiva.

4. Establece tus límites

Establece un precedente cuando algo te genere malestar, exprésalo y plantea una consecuencia. Esto no indica una amenaza, solo firmeza; Si la situación de vulneración es repetitiva, agota los recursos del dialogo y si persiste se consciente de tomar la decisión de buscar ayuda profesional o alejarte, ello es una decisión que refleja amor propio.

Referencia

Stern, R. (2008). The gaslight effect: how to spot and survive the hidden manipulation others use to control your life. London: Fusion.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

1 comentario en “«Gaslighting: una forma de abuso»”

  1. Pingback: El sarcasmo: la mejor arma para encubrir agresiones. -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?