Ansiedad durante y después del confinamiento

Ansiedad durante y después del confinamiento

No es extraño que desde que inicio la pandemia, la exigencia de cambios en muchos aspectos de la vida debido al confinamiento y la incertidumbre respecto a los miles de preguntas que trae consigo todo lo relacionado al COVID-19, deja al descubierto la preocupación por la percepción de distintas amenazas. Amenazas a las que nos queremos anticipar, queriendo tenerlas bajo control, como una condición natural del ser humano, pero resulta que no todo lo tenemos bajo nuestro control y es allí donde aflora la ansiedad generalizada, encontrándonos en un intento persistente por encontrar nuevamente la “normalidad” y la tranquilidad.

Si bien la ansiedad y el estrés están estrechamente relacionados y suelen aparecer juntos cuando se experimentan diversas situaciones de la vida, la ansiedad es un síntoma del estrés, la cual se anticipa a consecuencias catastróficas, activando una reacción de alerta asociada a miedo, mientras por su parte el estrés lo experimentamos al evaluar o considerar a nivel de pensamiento que no contamos con las herramientas o habilidades que requerimos para hacer frente a una circunstancia determinada, generando un desajuste entre las exigencias del medio y los recursos propios aumentando por supuesto la ansiedad.

Esto lo podemos experimentar todos en algunos momentos de la vida, sin embargo, la cuestión está en detectar a tiempo, cuando están causando alteraciones o perturbaciones a nivel mental que pueden llegar a impactar el desempeño en las demás áreas de la vida e incluso interferir en la salud física.

ANSIEDAD%20Y%20ESTR%C3%89S%20EN%20PANDEMIA%20POR%20COVID-19%20%20-BLOG.jpg

Por ello es conveniente concentrarse en aquello qué si podemos controlar, como nuestros pensamientos, nuestra actitud, nuestra voluntad, la introducción de nuevos hábitos y la disciplina cuando de emprender algo nuevo se trata, la capacidad de ser resolutivos y gestionar nuestras emociones entre otros recursos psicológicos.

El no fomentar o promover el desarrollo de dichos recursos psicológicos ha generado una mayor demanda en atención de consultas psicológicas ya que los síntomas mas frecuentes ansiedad se asocian al insomnio, la preocupación constante o desproporcionada, alteraciones en hábitos alimenticios, agotamiento, irritabilidad y dificultades de concentración entre otros.

Claramente la pandemia a todos nos ha impactado de manera distinta, de acuerdo a las características individuales de cada uno de nosotros, para algunos quizás perceptible mientras para otros catalogado como una “catástrofe”, esto sumado a las condiciones socioeconómicas, creencias, oportunidades de acceso y cultura.

ANSIEDAD%20Y%20ESTR%C3%89S%20EN%20PANDEMIA%20POR%20COVID-19%20%20-BLOG.jpg

Finalmente, tanto la ansiedad como el estrés tienen su origen a nivel de pensamiento es decir parten de la interpretación que le damos a los acontecimientos externos conforme a nuestra historia de aprendizaje y creencias mas arraigadas. Por ello la invitación es a centrarnos en el presente, asumiendo el cambio desde una actitud resiliente que nos lleve a adoptar nuevos hábitos y un mayor reconocimiento de nosotros mismos, ya que muchas veces pasamos desapercibidas nuestras emociones y permitimos que nuestros pensamientos, algunas veces distorsionados se conviertan en nuestra única realidad.

“No nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede”.- (Epícteto)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo puedo ayudarte?